Una estrategia integral para mantener
la salud

En el Amazonas, los Territorios Indígenas lograron contener la letalidad del virus gracias a las medidas de prevención y curación que adoptaron desde un primer momento. 

En Vaupés, algunas comunidades han seguido las orientaciones de los Tradicionales para “bajarle la fuerza a la enfermedad”, mientras otras, ubicadas en los territorios de los ríos Isana, Surubí y Pirá-Paraná, han manejado algunos de los 30 casos confirmados de COVID-19 con tratamientos complementarios entre la medicina tradicional y la occidental, como la mezcla de la planta Saracura con acetaminofén.

Durante los primeros meses de la pandemia, y debido a las altas cifras de contagio que reportaba la región, la OPIAC interpuso una tutela en contra de las autoridades departamentales y nacionales argumentando una falta de medidas eficaces para contener los impactos de la enfermedad en la Amazonia. 

El fallo resultó a su favor y derivó en un plan de provisión urgente para la mitigación y contingencia de la enfermedad en el que las gobernaciones deben garantizar la seguridad alimentaria, la atención en salud y educación de las comunidades indígenas. Acciones que, tal como se espera, deben mantenerse a largo plazo.

Precisamente, y para respaldar la gestión autónoma en salud de las comunidades y contribuir al fortalecimiento de su soberanía alimentaria, la Fundación Gaia Amazonas, los Gobiernos Indígenas de  13 territorios en Amazonas, Vaupés y Guainía y Rainforest Norway Foundation, desarrollaron la Estrategia de Emergencia para la Atención del COVID-19 en Territorios Indígenas (CESIT, por sus siglas de inglés) en 12 millones de hectáreas.

En el proceso, contaron con el apoyo financiero de la Agencia Noruega para Cooperación al Desarrollo (NORAD), la Fundación Skoll, la Fundación Santo Domingo y la Fundación Mulago; además de aliados estratégicos como la Embajada de Noruega, Parques Nacionales Naturales, OPIAC, Amazon Conservation Team (ACT), Fundación Etnollano y Fundación Rye & Tye NOORDA.

“Los Gobiernos Indígenas de 13 territorios en Amazonas, Vaupés y Guainía, la Fundación Gaia Amazonas y Rainforest Norway Foundation desarrollaron una Estrategia para respaldar la gestión autónoma en salud de las comunidades y contribuir al fortalecimiento del COVID-19 en 12 millones de hectáreas”. 

Como parte de la estrategia, 3.033 familias recibieron información con la que han podido formar su propia concepción sobre el origen y la naturaleza de la enfermedad. Con ese propósito llegaron a sus territorios 666 cajas de herramientas con mensajes y guías -algunos de ellos traducidos a sus lenguas- sobre medidas básicas de cuidado individual y colectivo, adoptadas por autoridades internacionales de salud, que complementan sus medidas tradicionales de prevención.

En mayo, y nuevamente en agosto y septiembre, recibieron un total de 4.450 kits de apoyo para el aislamiento con insumos y herramientas suficientes para continuar con sus actividades de caza, recolección y pesca en los territorios, garantizando que no deban desplazarse hacia los centros urbanos, donde hay una mayor probabilidad de contagio.

También se realizaron recomendaciones para la atención y aislamiento  de personas con síntomas dentro de la comunidad, como llevarlos a lugares lejanos y previamente definidos, hacer un seguimiento a la evolución de la enfermedad y notificar a las autoridades indígenas y sanitarias. 

Además, se conformaron dos equipos comunitarios extramurales en Mitú, Leticia e Inírida y se entregaron 20 kits de Equipos de Protección Personal (EPP) -en alianza con las Secretarías de Salud- para fortalecer la vigilancia epidemiológica en estas capitales departamentales. Los Territorios Indígenas también contarán con equipos de salud comunitarios y recibirán 176 kits de EPP para el manejo de pacientes enfermos y posibles fallecimientos. 

De igual forma, la estrategia contempla un fortalecimiento a la red de comunicaciones para monitorear la evolución de la enfermedad en los Territorios Indígenas de los tres departamentos. Para lograrlo se instalarán, durante el primer bimestre del 2021, 64 radioteléfonos que facilitarán la interacción entre las comunidades, sus autoridades y las secretarías de salud para tomar decisiones tempranas ante posibles nuevas emergencias.